martes, 29 de noviembre de 2016

Medidores de Glucosa Continua. FreeStyle Libre

Hace cinco años de mi primera toma de contacto con los medidores de glucosa continuos, por aquél entonces se necesitaban voluntarios para generar los algoritmos que se usan en la actualidad, formando parte como sujeto dentro de una investigación.

Estas dos semanas he tenido la oportunidad de probar el FreeStyle Libre de Abbott, evidentemente la tecnología ha avanzado, pero hay carencias que siguen presentes en ellos. Comenzamos.

Tendencias si, alarmas limitadas.

En mi opinión, son dos las ventajas principales que aportan este tipo de medidores, sumándole una tercera para un sector específico de la población del cual después hablaré, más la evidente ventaja que es, no tener que realizarse tantos pinchazos diarios en los dedos.

La primera ventaja es la tendencia, que es la inclinación hacia donde nuestra glucemia está avanzando, la cual nos sirve para poder interpretar y coger antes de tiempo una hipo/hiperglucemia. Lógicamente, la interpretación de este dato requiere que sepamos valorar los factores ligados a nuestra glucemia, tales como lo que hemos comido y la insulina que nos hemos administrado, dado que partiendo de esto, podemos corregir una hipo/hiper antes de que se instaure o llegue a valores menos correctos.

El mayor sesgo ante esto es como digo, el saber interpretar; el que nos hayan educado adecuadamente y nosotros hayamos puesto de nuestra parte para aprender un buen manejo de nuestra diabetes, uno de los mayores problemas que a día de hoy considero que tiene la población diabética.

Si somos capaces de interpretar la tendencia, podremos tomar alguna toma de hidratos de carbono antes de llegar a una hipoglucemia o corregir con insulina  y prevenir una hiperglucemia. Esto se resume en tener una mayor estabilidad glucémica, fundamental en el control diabético.

Para los que les gusta profundizar en lo que comen, la tendencia nos podría guiar sobre cual es la carga glucémica de lo que ingerimos, para mi, y cada día la ciencia le da más peso, esencial evitar alimentos de alta carga glucémica por todo el desequilibrio hormonal que produce, primeramente en la relación insulina/glucagón y luego, la cascada hormonal que va seguido a ello. Esto es un tema que en un futuro abordaré.

La segunda información valiosa que nos dan los medidores de glucosa continuos, y el modelo de Abbott no tiene, es la prevención ante hipoglucemias nocturnas. Al tener que pasarse el medidor por encima del sensor, imagino que usando tecnología NFC, hace que tengamos que estar conscientes para que éste funcione, no pudiéndonos avisar de una tendencia a la baja con lo importante que sería esto. Tengo la suerte de despertarme ante una hipoglucemia, pero esto no es tan frecuente como debería ser en la población diabética, por lo cual sería un punto a su favor, frente a otras casas que me consta que si lo tienen, que en futuras versiones del medidor lo incorporaran. Evitamos el pinchazo nocturno por parte del padre/madre en los controles de madrugada, pero sigo pensando que una alarma con una medición constante facilitaría mucho las cosas. No soy un gurú tecnológico, pero una función por bluetooth para la noche podría facilitar que nuestro sensor hiciera de chivato ante una hipo nocturna.

Hablaba de una tercera ventaja para un sector de la población, que no es otro que aquellas personas que comen fuera de casa o acostumbran a comer comidas copiosas. Iría dentro de la ventaja de la tendencia, pero quiero considerarlo a parte por lo importante que es, corregir una comida copiosa correctamente.

Me explico, la insulina tiene su acción durante unas horas, sin existir esa flexibilidad en función de nuestra digestión como en personas no diabéticas ocurre. Por ello, tenemos que saber que si comemos en gran cantidad, la insulina va a ir más rápido que la glucosa que está pasando a la sangre, aún siendo los mismos hidratos que podríamos ingerir en una comida rutinaria. La grasa retrasa la absorción de la glucosa, por ello, tendremos que ajustar con alguna unidad a las pocas horas para que siga habiendo insulina que actúe junto esa digestión más larga de lo normal. A cuantos diabéticos no les ha pasado, tener una hipoglucemia después de una comida de navidad y a las pocas horas tener una hiperglucemia de caballo. ¡Equilicuá! Para este ajuste, el medidor nos va a dar información de esa tendencia y facilitándonos la corrección debida, que si de normal es laboriosa, en estos casos es más complicada.

Software FreeStyle

Profundizando ya en este modelo de medidor continuo, tanto en el software del medidor en si como el que nos facilita el volcado de la información al ordenador y su visualización, decir que sigue la tendencia tecnológica actual y que vemos en otros medidores de glucosa, con sus respectivos promedios, medias, etc.

Antes de su uso, tendremos que colocar el sensor en la zona recomendada (brazo), siendo fácil su aplicación,

Con el medidor en mano, podremos ver la gráfica del día, semanal y ver como se han comportado los valores de nuestra glucemia, dándonos una información que en su día nos facilitaban los cuadernos de glucemias y que ahora el medidor ya nos indica, son aquellos momentos del día en los cuales nuestras glucemias se alejan de los valores preestablecidos.  

Otra función es poder poner alarmas para que el medidor nos avise de que tenemos que medirnos la glucosa, añadiendo que la función de medir la glucosa en sangre como en medidores convencionales también está presente.

Ya en el software de PC, se ve ampliada la información en cuanto gráficas y tendencias que podemos observar, incluso poder imprimir a modo informe toda esa información, facilitándole a los especialistas de la salud que nos ayuden en nuestro manejo el poder valorar cual es el comportamiento de nuestra glucemia. 

Por último, y como curiosidad aunque me pareció acertado, es la aproximación que hacen hacia el valor de la hemoglobina glicosilada que en mi caso dio en el clavo.

¿Merece la pena comprarlo?

Como se dice en valencia, quant més sucre, més dolç, y cuanto más información tengamos, teniendo una base de conocimientos óptima, vamos a poder ajustar nuestra glucemia mejor obteniendo una estabilidad glucémica mejor, objetivo en el tratamiento de la diabetes.

Principal interrogante sobre si adquirirlo o no, el precio, como todo. 60 euros cada 14 días, se convierten en un gasto mensual de 120 euros, comprensible que no todos los bolsillos puedan permitirse tal desembolso para algo que no va a ser determinante en un buen control, pues considero que por regla general, con una pluma y un medidor se puede conseguir.

Por otra parte estaría el por qué la seguridad no está ofreciéndolo cuando si incluye tiras, y haciendo cálculos, 5 glucemias diarias son un tubo de tiras cada diez días, el cual supone 50 euros. A mi me salen las cuentas, y más si las casas comerciales de los medidores continuos empiezan a incorporar alguna tira con los sensores, idea nada descabellada.

Conclusiones

Como hemos visto, los medidores continuos, a parte de la profundización en el FreeStyle, nos aportan información valiosa, que junto a la base que tengamos sobre el manejo de nuestra diabetes, puede facilitarnos un mejor control y una mayor estabilidad glucémica. Algunas marcas también nos avisan de hipoglucemias sin tener que pasar el respectivo medidor, chivándose de esas hipos nocturnas que a veces se nos pasan, con los riesgos que ellas conllevan.

En contra, tenemos la situación de que en España no está incluido en la seguridad social, añadiendo un sobre coste en el manejo de la diabetes, por ello, su adquisición dependerá del poder adquisitivo de cada uno.

Un aporte tecnológico más para seguir sumando herramientas en el manejo de la diabetes, espero que no nos olvidemos que el principal camino es la educación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario